miércoles, 12 de octubre de 2011

A Dos Metros Bajo Tierra:

Antes de que penséis otra cosa, la serie de la que os voy a hablar no tiene nada, repito NADA que ver con la cosa esa de "3 metros sobre el cielo", la cual provoca incontrolables vómitos de arcoiris con sólo leer la contra portada.

Al contrario que las cadenas españolas, cuyas series son mayormente bodrios intragables, en Estados Unidos éstas acostumbran a tener una gran calidad (algo bueno tenían que tener los yankis) y el máximo exponente de calidad es la cadena privada HBO, responsable de "The Wire", "Los Sopranos", o la más reciente "Juego de Tronos". Así pues, en 2001 comenzaba "A Dos Metros Bajo Tierra".


Qué turbio suena el título, ¿no? Pues al fin y al cabo es porque la acción de la serie transcurre mayoritariamente en una funeraria. Pero no os penséis que en esta serie hay ese rollito oscuro-gótico estilo Tim Burton. Y aquí radica el éxito de la serie, entre otras cosas. En saber combinar a la perfección y sin que resulte tedioso o tétrico el hecho de que en cada capítulo muera alguien, con la vida de toda la familia que vive en la funeraria; mientras el espectador asiste a cómo ello afecta a sus vidas.

La serie comienza con el fallecimiento del cabeza de familia y dueño de la funeraria, Nathaniel Fisher. Tras su muerte, sus dos hijos heredarán el negocio. Y durante 5 temporadas, 63 episodios, podemos observar la evolucíon de unos personajes realmente complejos que os reseñaré. Nate Fisher es el hijo mayor de los Fisher, un vividor entrado en la treintena que se da cuenta de que no podrá vivir de su carisma y su físico mucho tiempo más. David es su hermano, un homosexual reprimido que sale con Keith Charles, policía con problemas paternales intensos. La hermana de David y Nate es Claire, una jovencita de instituto que no tiene ni idea de qué hacer con su futuro. También está la madre de estos mencionados, Ruth, una mujer que hace todo lo que puede por sus hijos, los cuales la ignoran abiertamente... Otro gran personaje y que da un giro de 180 grados a lo largo de la serie es Brenda Chenowith, cuya familia está bastante zumbada.

Según van transcurriendo los episodios van apareciendo más personajes, mientras que otros se van marchando, pues al fin y al cabo la muerte es un tema principal en esta serie. Son personajes que amaréis u odiaréis profundamente, y que cambiarán tanto, y con tanta sutileza, que no os daréis cuenta. Os recomiendo que prestéis atención a los personajes femeninos, pues en general están mucho mejor construídos que los masculinos.



Os podría hablar también de su acertada música, de su perfecta documentación en cuanto a temas médicos, de su sobrecogedor realismo o de que tiene el final más maravilloso que he visto jamás en una serie ( me hizo llorar durante unos diez minutos, jaja ) pero creo que lo mejor es que os lancéis. Vedla, no puedo decirlo de otra manera, y a ser posible en versión original, aunque a mi personalmente el doblaje me gusta bastante (y soy bastante quisquilloso para esto). Si os pasa como a mi, os quedaréis reflexionando sobre lo que habéis visto después de cada episodio. Pensando en lo que vais a hacer mañana y en cómo vais a aprovechar vuestro tiempo, pues hay que estar aquí y ahora. Tal vez mañana estés muerto...

Ah, uno de los aspectos más llamativos de la serie es la portentosa imaginación de sus protagonistas, y cómo la dirección intercala algunas escenas haciéndote pensar que son reales cuando no lo son. Al final de este vídeo lo podéis comprobar, y de paso ved el video entero que la escena no tiene desperdicio.



Tengo que añadir que el actor que interpreta a David, el homosexual, es el mismo que hace de Dexter en "Dexter", de Showtime. Me chocó muchísimo el cambio de papel pero, ¡qué bien lo hace este hombre!

Pensaba escribir más pero muchísima gente se ha quejado de que mis reseñas son largas así que, hasta la próxima.


5 comentarios:

  1. A mi me gustaba mucho al principio, pero depsues me pasó como con perdidos dejó de aprecerme tan orginal.

    ResponderEliminar
  2. Normal que se vaya oxidando. Sólo 3 o a lo sumo 4 temporadas habrían bastado pero, la pasta es la pasta.
    Varo, viste "The Wire"?

    ResponderEliminar
  3. Claro. Esa si que no empeora, igual que Los Soprano. La misma calidad en todas sus temporadas aunque su guión esté muy manido.

    ResponderEliminar
  4. Tengo unas ganas tremendas de ver Los Soprano! Si es como The Wire me va a encantar

    ResponderEliminar