miércoles, 23 de noviembre de 2011

El Nombre del Viento:

“He robado princesas a reyes agónicos. Incendié la ciudad de Trebon. He pasado la noche con Felurian y he despertado vivo y cuerdo. Me expulsaron de la Universidad a una edad a la que a la mayoría todavía no los dejan entrar. He recorrido de noche caminos de los que otros no se atreven a hablar ni siquiera de día. He hablado con Dioses, he amado a mujeres y he escrito canciones que hacen llorar a los bardos."

Sinceramente, con tan solo leer esto en una contraportada sabes que tienes que leer el susodicho libro. Y allá me lancé. Ahora se encuentra en mi poder, por fin, la segunda parte, y la estoy disfrutando como un enano.


Un auténtico desconocido, Patrick Rothfuss, nos brindó esta joyita en 2007. Le logró dar forma a una idea que le llevaba años pululando por la cabeza y finalmente lo logró. Una editorial se lo publicó y le lanzó muy alto. Ahora habrá que ver si se estrella o realmente merece la pena, y tengo que decir que confío plenamente en él. A este buen hombre le pareció bien contarnos una historia de las de siempre, con un protagonista que es un as en todo lo que hace, con su historieta de amor, una Universidad de magia, un mundo fantástico, criaturas mitológicas, etc. Pero lo hace de una manera original y en ningún momento me ha parecido un plagio de otros autores, aunque bien es cierto que bebe directamente de Ursula K. Le Guin, George R.R. Martin o Tolkien.

La novela comienza como muchas otras del género. Una noche aparentemente tranquila en una posada, un silencio triple, el silencio de un hombre que espera la muerte... Pero, ¿quién es realmente este hombre? Pues os digo que le han pasado tantas cosas en su vida que va a necesitar tres días enteros para relatar su historia. Aquí entra en juego el otro personaje clave de la novela, aunque su aparición es mínima: Cronista, el encargado de pasar a papel y tinta la historia de Kvothe, nuestro misterioso desconocido.

Artista, hijo, alumno, maestro, ladrón, mendigo, asesino, hechicero. Todo esto y mucho más es Kvothe. Un muchacho aparentemente normal aunque bastante inteligente para su edad. Un jovencito inquieto y curioso que empezará la búsqueda de la verdad por la cual murieron sus seres queridos. ¿Cuál es el misterio de los Chandrian? Yo estoy igual de intrigado que vosotros. No sé nada. El primer libro (que corresponde con el primer día de Kvothe narrando) concluye cuando tiene tan solo quince años, así que nos queda por saber de este hombre.

Nuestro protagonista y la Universidad.

En cuanto a cómo está escrito, es tremendamente adictivo. Son 800 páginas que se acaban en nada. Están pasando cosas constantemente y te atrapa sin remedio. Sencillo de leer y siempre deja con ganas de más. Y su continuación ("El Temor de un Hombre Sabio") sigue en la misma línea. Lo único que os puedo decir es que os hagáis un favor y que le leais. Ya sé que es largo, y el segundo volumen más, pero a todo el mundo que se lo he recomendado ha quedado satisfecho.

Ya para que os enganchéis definitivamente os dejo un anuncio que hicieron del libro, épico.


Disfrutadlo y, ¡hasta el próximo artículo!


sábado, 12 de noviembre de 2011

Canción de Hielo y Fuego:

Ya tenía ganas de escribir un post sobre esta genial saga de libros que tan de moda se ha puesto gracias a la serie emitida por la HBO este año. Es posible que a muchos el título del post no os suene de nada a pesar de haber visto la serie, y es normal. "Canción de Hielo y Fuego" es el nombre completo de la saga y, por razones comerciales, se decidió llamar a la serie "Juego de Tronos", título de la primera novela que compone la saga.

La saga va para largo, pues comenzó en 1996 con el primer volumen. Le siguieron "Choque de Reyes", "Tormenta de Espadas", "Festín de Cuervos" y este verano se ha publicado en inglés "A Dance with Dragons", quedando por publicar todavía dos libros más. El autor(George R.R. Martin) es relativamente mayor, rechoncho y poco sano. Tengo miedo de que la palme antes de acabar la saga... Esperemos que no ocurra porque si después de años esperando entre libro y libro no llego a leer un final me va a dar algo.

Bueno, ¿y de qué va esto? Pues lo primero que tenéis que saber es que NO os encontráis ante el nuevo Tolkien ni nada parecido. No hay elfos, enanos o cosas así, y la magia apenas existe más que en cuentos de viejas y leyendas antiguas. Esta historia es más trágica, cruel, no apta para todos los públicos y, a pesar de ocurrir en un continente fantástico, sumamente real.

Nos situamos en los Siete Reinos de Poniente, donde las estaciones pueden durar largos años; y tras nueve años de verano, se acerca el invierno. En estas circunstancias, la Mano de rey (el segundo hombre más poderoso de los Siete Reinos) muere en extrañas circunstancias y su Majestad el rey Robert Baratheon acude al norte a buscar a un antiguo amigo para nombrarlo su nueva Mano. Bajo esta premisa aparentemente sencilla e inocente se esconde una trama política y de intereses tan grande como los mismísimos reinos, y más allá. Pues al otro lado del mar, los antiguos herederos del trono aún planean cómo volver a su tierra.

Jaime Lannister y el famoso Trono de Hierro
 Los personajes están maravillosamente diseñados, y los buenos no son tan buenos como pueden parecer, así como los que en un principio creemos que son villanos se acaban ganando un lugar en el corazón del lector. Y esto tiene mucho que ver con los puntos de vista. Me explico. Los capítulos del libro son muy breves, de unas 10 ó 15 páginas, y cada uno está narrado desde el punto de vista de un personaje diferente. Con cada punto de vista nos fundimos con el personaje y sabemos todo lo que piensa y planea, su opinión sobre otros personajes, etc. Uno de los puntos jugosos de los libros es que verdades tan evidentes para algunos personajes resulta que no lo son tanto para otros, y cuando crees tener algo asegurado, al bueno de Martin te da un giro de tuerca que te deja absolutamente perdido. Y es cierto que no se puede negar el hecho de que el autor juega con el lector de una manera escandalosa, metiendo y sacando personajes a placer y cargándoselos a placer de tal modo que parece que cuando lleguemos al último volumen no va a quedar títere con cabeza. No le cojáis demasiado cariño a algún personaje o lo pasaréis muy mal, os lo garantizo...

Algunos de los personajes principales son Eddard Stark, la nueva Mano del Rey, y su familia, el resto de la casa Stark. Más o menos enfrentado a ellos está la casa Lannister, la más rica y una de las más poderosas de los Siete Reinos. Y partiendo de un par de tonterías estas dos casas acaban montando una guerra que involucrará a la gran mayoría de casas nobles del continente. Y de la trama no os cuento más, descubridlo por vosotros y leed con mucha atención.

Los libros están lleno de sueños y detalles muy sutiles que a lo mejor resulta que dos mil páginas después empiezan a cobrar significado. Incluso hay teorías sobre temas presentes sobre el primer libro que aún no se han destapado, como es el caso de la paternidad/maternidad de un personaje (a los que han leído el libro y no se han percatado, que busque en Google R+L=J).

La batalla del Tridente, acontecida antes de los hechos narrados en el libro

Disfrutad de la saga, tomaos todo el tiempo del mundo para leerlo, debatidlo, entrad en foros, ved la serie. Y a pesar de todo esto llegará un momento en que os encontraréis frustrados esperando al siguiente volumen pero creedme, la espera acaba mereciendo la pena.

Y aunque este post sea puramente sobre las novelas, me veo moralmente obligado a comentar brevemente  la soberbia adaptación de la HBO. Diez episodios que condensan casi a la perfección el primer volumen de la saga. Actores excelentes, muchos parece que han nacido para interpretar esos papeles, efectos especiales y decorados francamente buenos para ser una serie con un presupuesto ajustado, etc. Hasta la cabecera es buena, mostrando un mapa de Poniente y enfocando los lugares por donde van pasando los protagonistas. Aquí os la dejo:


Espero que el artículo haya sido instructivo y, ¡nos vemos en el próximo!

jueves, 10 de noviembre de 2011

¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?

¡Aleluya! Por fin he acabado el libro. Mis disculpas por haber tardado pero estamos ya por noviembre y viene bien estudiar de vez en cuando... Vamos al tema. El señor que escribió este libro se llamaba Philip K. Dick y publicó esta novela corta allá por 1968 y, como ya dijo Varete en su entrada sobre Blade Runner, fue llevada al cine a manos de Ridley Scott en 1982 y ambas obras tienen tantos parecidos entre sí como yo y Carmen de Mairena...

La trama es la que ya pudisteis leer en la entrada de Varo, no profundizo mucho más. Lo que os voy a comentar son unas cuantas (muchas) diferencias entre la novela y la película, algunas enormes y otras triviales.
Seguro que así de primeras os estáis preguntando qué narices tienen que ver las ovejas con la historia. Pues bastante, y no solo las ovejas, sino todos los animales. Y para que lo entendáis os debo poner al día en el contexto mundial de la novela.

El mundo fue asolado por una gran guerra nuclear, mientras que en la película todos está lleno de vida y la situación es más o menos normal. En la novela, la guerra y la radiación acabaron con la gran mayoría de animales y una parte importante de la humanidad. Y en un planeta con tan poquitos animales se ha disparado su precio y es realmente complicado poder permitirse uno. Así pues, tener un animal vivo es un símbolo de poderío, y para la gente que no puede permitirse tener uno, se han creado empresas que fabrican animales falsos. Un sistema mecánico con un recubrimiento tal cual un animal real. Solo a través de un examen minucioso podríamos diferenciarlos. Y nuestro protagonista Rick Deckard es el dueño de una oveja eléctrica.
Los animales eléctricos son mucho más sutiles que esto, jaja
Siempre se suele decir que para quedarse dormido hay que contar ovejitas (personalmente nunca lo he hecho) y que cuando te quedas dormido suenas con ellas. Pero, ¿y si fueses un androide? ¿Contarías ovejitas eléctricas o robóticas y soñarías con ellas? Me parece una curiosa reflexión.

Uno de los objetivos de Rick, el cazador de recompensas,  a lo largo del libro será ganar suficiente dinero como para permitirse comprar un animal real. Y ganará dinero gracias a la eliminación de andrillos (aquí es como se llaman los replicantes). Los personajes de los androides son los mismos que el la película, pero solo en nombre. Aquí el gran Roy Batty es un pringadillo que muere a la primera de turno... Pris y Rachel Rosen son el mismo modelo de androide. Luba Luft es una cantante de ópera, etc. Pero incluso esto podría ser una trivialidad comparado con lo que os comento ahora: Wilbur Mercer y el mercerismo.

Personaje épico en la película y mediocre en el libro


 El mercerismo es la nueva religión/modo de vida en este caótico mundo. Una parte de la trama fundamental para entender el comportamiento de muchos personajes de la obra, y que por algún motivo omitieron en la película, probablemente por razones obvias de falta de tiempo. Wilbur Mercer es el nuevo mesías, un hombre que nació y vivió antes de la guerra que os he mencionado. Es un símbolo de resurrección y un ciclo sin fin; así como un importante nexo de unión entre la gente del planeta.

Es común que cada habitante de la Tierra posea una caja de empatía, un curioso invento que con solo tocarlo y marcar un código puede hacerte sentir como tu quieras. Con este invento, la gente se conecta entre ella y comparte sensaciones vividas, es como una red social muy a lo bestia. Y el tema común en esta caja de empatía es la ascensión del tal Wilbur Mercer por una colina mientras le lanzan piedras. Pero Mercer sigue subiendo en un acto de superación y constancia; y cuando llega a lo alto de la colina, el ciclo vuelve a empezar. Aunque usar esta caja conlleva sus riesgos. Durante la ascensión uno se funde con Mercer y sufre lo que sufre él, aunque así la satisfacción al alcanzar la cima de la colina es mayor. El otro riesgo es fundirse con alguien que comparta tristeza, o al menos eso opinan algunos personajes. Parece que el proceso de empatía es diferente según cada persona, como se puede apreciar en este fragmento de la novela que aparece en Wikipedia:

«Una vez me ocurrió: me fundí y alguien acababa de adquirir un animal. Y otro día –sus rasgos se oscurecieron por un instante; el placer se había disipado-, sentí a una persona cuyo animal había muerto. Otros tenían alegrías que compartir... Yo no tenía ninguna, como sabes; pero eso reanimó a esa persona. Uno puede llegar hasta un suicida en potencia; lo que uno tiene, lo que uno siente, puede... 


—Ellos recibirán nuestra alegría —replicó Rick—, pero nosotros cambiaremos lo que sentimos por lo que ellos sienten y la perderemos. [...]

—No perderemos realmente lo que sentimos, si lo tenemos claramente en el espíritu. Nunca has sentido del todo la fusión, ¿verdad, Rick?».

Así podría ser una de las susodichas cajas
Este método de conectarse con otra gente del planeta me llamó muchísimo la atención cuando leí por primera vez la novela, hace ya años. Y ahora me sigue pareciendo curioso. Es una nueva manera de no encontrarse nunca solo pero, una vez vistas las reacciones de los personajes que más usan la caja me pregunto si realmente proporciona esa buena sensación tan supuestamente placentera. Deberíais leer el libro y comentármelo, pues es algo francamente interesante. También os diría que vieseis la peli, no os dejará indiferentes.

Ojalá os haya sido útil el artículo y, ¡nos vemos en el próximo!

Peste Negra


Christopher Smith es un poco conocido director británico, y no me extraña. Sin embargo, desconocido o popular, tiene ideas interesantes, no digo originales, ni buenas, digo interesantes.

Su peculiar debut fue en 2004 de la mano de "Creep". Una película soporífera que trata de contarte, con un guión terrible, como una chica (Frank Potente, vaya nombrecito) intenta pillar el metro en la estación de Londres y se pierde por unos túneles secretos que resultan ser una antigua clínica abortiva en la que uno de los fetos a mutado y asesina gente. Una porquería.



En 2006 arranca de nuevo con "Desmembrados" una supuesta comedia gore.... un despropósito, en pocas palabras. Hay peña que dice que se rió mucho, sin comentarios.


Tres años más tarde llega "Triangle"... con unas críticas "aceptables" que la tildan de su mejor película hasta el momento..blablablabla... es otra mierda, que no os engañen. Se dejará ver, pero a mi terror gore con viajes en el tiempo en un barco gigante con "fantasmas" no me llama nada. No la he visto, tampoco debería criticarla.. pero.. ¿Hace falta probar la mierda para saber que no me va a gustar? No, es mierda. ¿Cómo me va a gustar comerla?



El año pasado llegó sin pena ni gloria Black Death "en los mejores cines", no, directa al videoclub..... Y eso que salen rostros conocidillos: Sean Bean, Eddie Redmayne, Clarice Van Houten... Bueno vale, una persona que no vea muchas películas dirá.. los conocen en su puta casa. Salvo a Sean Bean, que es un mito dentro de los actores infravalorados de Hollywood. A mí me parece un actor cojonudo, que se ha encasillado un poco. Antes sólo hacía de villano por esa cara de "malo" que tiene (Goldeneye, Ronin, Juego de patriotas, Ni una palabra...), Pero también ha hecho otras no muy exitosas comercialmente hablando (Silent Hill, Percy Jacksson, El prado, En tierra de hombres, The Dark, La búsqueda, la isla...) Bueno en realidad ahora casi lo único que hace el cabrón es salir con mallas y armaduras y dar hostias con la espada... vale, hay que decirlo (El señor de los anillos, Juego de Tronos, Toya, Crusoe...).
EL joven Eddie Redmayne es mas bien conocido por una gran serie: "Los pilares de la tierra" (El libro.. a mi me produce úlceras en los ojos), pero ha hecho pelis "conocidillas" como Mente Criminal, Savage Grace, Elizabetj: La edad de oro y El buen pastor.
Clarice Van Houten ha actuado en "cosas" como El libro negro, la fallida "Walkure", Repo-men y la nefasta "intruders".

Bueno, vayamos al grano:



Siglo XIV, Edad Media, Inglaterra es azotada por la peste negra (Black Death). Los religiosos creen que es un castigo de Dios por sus pecados. Osmund (Eddie) es un joven monje que está confinado en un monasterio por amor a Dios. Mientras sus hermanos frailes van cayendo el pone a prueba su fé. Un mal día llega un temido caballero, Ulric (Sean), pidiendo a los frailes que le guíen hasta un pantano en el que vive una aldea de nigromantes que burlan a la muerte con el fin de capturar a su líder y asesinarlo por traicionar a Dios. Osmund accede a guiarlo hasta el mismo infierno.


La verdad es que el trailer... casi te cuenta toda la película, pero yo os lo pongo.


Ya sé que partimos de una propuesta muy poco original. Aun así, démosle una oportunidad, impacientes. La puesta en escena de la película, es soberbia, no canta que sea Serie B. De acuerdo, no es el señor de los anillos, tampoco pretende serlo. De hecho juego de Tronos si peca de algo, es de "Parecerse en estética" al Señor de los anillos, es normal, maldita sea.
Black Death, tampoco es una mala película como "En tiempo de Brujas"....esa si que es rancia, y eso que cuenta con "Nicolas Cage" (Tosidos múltiples).
Como iba diciendo, la atmósfera está muy conseguida, viajamos en el tiempo a época medieval.
El guión no es para tirar cohetes, vemos el trailer, hemos visto toda la historia de la película, casi hasta el final. Así son los trailers, en vez de hacer que te interese el producto te lo destripan. Y destripar en esta película destripan bastante, es algo violenta, tampoco en exceso. Las escenas de lucha con espada están muy conseguidas. Y el carácter de los personajes, también, en parte gracias a unas actuaciones más que correctas.
El largometraje conserva en todo momento ese tono gris y neblinoso con un aire desesperanzador en todo momento. Incluso en el final. Que es lo mejor y lo peor de la película al mismo tiempo. Es en parte decepcionante y previsible, por una carencia de un buen guión y una buena historia que contar. Pero lanza una crítica brutal al hombre y sus creencias religiosas y espirituales, un buen sopapo en la cara al cristianismo de la época sobretodo.
La banda sonora no es nada del otro jueves, pero aparece justo cunado tiene que aparecer.
Me ha sorprendido Smith con una habilidosa dirección y una buena fluidez con los movimientos de cámara. Otro hubiera hecho una película de Zombies o de orcos como Uwe Boll con ese bodrio llamado "En nombre del Rey". Ese tío tenía un buen material entre manos, que conste, "Dungeons and Dragons" no es moco de pavo. Pero en fin...
Desgraciadamente, Black Death no goza del honor que debería, pero bueno yo os la enseño.
Hay mas cine fuera del americano.
Recordad, para ver hay que creer.

sábado, 5 de noviembre de 2011

Una mirada retrospectiva: Pokémon y sus mitos

A falta de unas 40 páginas para terminar "¿Sueñan los Androides con ovejas eléctricas?" y su correspondiente post, os voy a deleitar con este esperadísimo artículo sobre EL videojuego con mayúsculas. Porque es cierto que hubo grandes joyas que marcaron mi infancia, como el Mario 64 o el Zelda: Ocarina of Time; pero Pokémon supuso un punto y aparte. No os voy a hablar de la serie pues en otro post ya os dije que es una basura. Pero los juegos se ganaron un hueco en mi alma de gamer para siempre. Este artículo está especialmente dedicado a los que jugamos de niños a estas maravillas, y voy a explorar sus mayores mitos y misterios. Vamos allá.

Nada más comenzar el juego apareces en tu habitación de casa. Hasta aquí todo normal, pero el misterio comienza al bajar las escaleras. El otro cuarto de la casa es el salón-cocina donde está tu madre pero, ¿y su cama? Efectivamente, tu madre vive en la cocina, y esto es una constante para todos los juegos de Pokémon. Y ella al menos tiene un lugar donde dormir, porque si el pueblo tiene tres edificios (tu casa, la de tu rival y el laboratorio), ¿dónde pasa la noche la gente de la imagen?

El gordito y la chica, ¿simples indigentes?

Este tipo de situaciones absurdas eran comunes a lo largo del juego, pero nunca nos importó. El abuelo de tu rival nunca sabía el nombre de su nieto, era un viejo senil que te daba una enciclopedia con todos sus estudios sobre los pokémon para que tu la completases, y la enciclopedia estaba vacía... La cosa es que a la tierna edad de diez años tu madre te dejaba marcharte de casa con un monstruito potencialmente peligroso y tú recorrías el mundo haciendo pelear a tu bicho con otros salvajes. Los dejabas inconscientes y los metías en diminutas pelotas, el mejor método para hacer amigos. A algunos de estas criaturas tenías que enseñarles a volar o a nadar usando una máquina especial, a pesar de que los susodichos bichejos tuviesen ya alas o los hubiese atrapado en medio del mar. Ah, y mención especial a que un niño de 10 años podía ser transportado de punta a punta de una región por un pajarito del tamaño de una paloma... Estos pokémon, a veces tan deficientes y otras tan listos y fuertes. Un gran misterio.

Aunque también es posible que nada de lo narrado en el juego ocurra de verdad y todo sea una alucinación del protagonista, que a lo largo de la aventura se le notan indicios de esquizofrenia, pues oye voces en su cabeza (Oak: "Este no es momento para usar eso") Bueno, bromas aparte. Pasemos a los misterios reales del juego, que son varios.

Mew, oh, Mew. Te queremos. ¿Cuánto sufristeis para haceros con esa monada rosita? ¿Cuántas historias os tragasteis sin saber que eran falsas? Aquí desvelo toda la verdad. Si conseguías que el SS Anne no se marchase de Ciudad Carmín (alguien te pasaba un pokémon con corte vía cable link) y luego volvías al muelle y surfeabas hacia la derecha encontrabas un camión. ¿A cuántos os dijeron que Mew estaba dentro? Seguro que a muchos pero, TODO MENTIRA. El verdadero método para conseguir a Mew es provocando este fallo, u otro parecido.

Misterio resuelto. Y ahora os voy a poner el video de islas fallo. También hay varios métodos para llegar, siendo el de la Zona Safari el más mítico. Este era un simple fallo del juego, y uno de los diversos lugares en los que podías atrapar a un pokémon fallo que te hacía de todo (no piensen mal): te borraba pokémon de tu equipo, de las cajas, te borraba la partida, etc. Era un riesgo atraparlo y yo personalmente nunca lo tuve.


Pero cuál es el origen de este fallo es el verdadero misterio. Y es algo de lo que sólo hay teorías. Hay quienes dicen que su origen está en unos huecos libres según el sistema de programación hexadecimal (256 huecos, 151 de pokédex, 105 para este fallo). Al fin y al cabo a este fallo se le llama MissingNO (número perdido). Otros dicen que la relación existente entre Cubone y Kangashkan sería el origen de este número, nadie lo sabe.

 Por cierto, en internet se revela el gran misterio de Cubone. Si un Kangaskhan muere al dar a luz a su cría, esta se convierte en Cubone y la calavera corresponde a su madre muerte, flipante.

Para acabar he dejado el misterio más trágico o, ¿sólo una leyenda urbana? Los supuestos suicidios de niños a causa de la turbia música de cierta zona del juego: Pueblo Lavanda. La verdad es que es un tema bastante perturbador, escuchadlo bajo vuestra responsabilidad.



                

Mucho más se podría hablar sobre estos juegos y seguro que me dejo leyendas y misterios en el tintero pero estos son los más populares y me apetecía compartirlos con vosotros. Espero de corazón que os lo hayáis pasado bien leyendo el artículo y ojalá os haya resuelto dudas sobre estos juegos. Saludos

viernes, 4 de noviembre de 2011

House M.D. Médicos?, creo que no habéis entendido bien

 Aperture Bloggers ha llegado a las 2000 visitas!!!, empezando como un blog amateur de "a ver que pasa", le hemos cogido el gustillo y parece que tenemos algunos lectores, que es de agradecer, en nombre de todo el Staff os damos las gracias por seguir con nosotros. Y como especial, voy hacer un análisis especial también (valga la redundancia), a ver si os gusta ;) así que, al tema!



  ¿Quién no ha visto o ha oído hablar de esta serie?, una de las series más famosas y conocidas de estos tiempos, una serie basada en un hombre que básicamente dedica su vida a curar pacientes, y joder a la gente, en cantidades bastante igualadas, con una buena dosis de vicodina y sarcasmo que la serie haga que te enganches en poco tiempo (como las drogas, mira tú por donde...xD)
 Pero al tema, empiezas a ver la serie, y te encanta, pero después de una temporada o dos, o varios episodios simplemente, dices: "pero si es siempre lo mismo: un caso, falla 3 veces en el diagnóstico, y antes de que el paciente muera, le viene la inspiración y lo salva, y así episodio tras episodio".
 Almas en pena, si de verdad creéis que house es eso, o no habéis entendido la serie en absoluto, o solo veis capítulos salteados sin orden cronológico alguno por que, como bien dice el título, el rollo médico, es básicamente una tapadera, bastante bien montada, pero no llega a más, así que sin mas preámbulos os comentaré de que va, a ver si le dais otra oportunidad, o empezáis a verla.

 Te encuentras en la consulta del doctor, contándole tus historias, que no se cuanto tiempo llevas con dolor en no se donde, que llevas probado más pastillas que una farmacéutica sin efecto alguno, que en casa no te aguantan ya de lo cansino que eres, que cada vez va todo a peor y de repente aparece un equipo y tu doctor les dice, abridle la cabeza a este gilipollas y quitadle una loncha de cerebro. Ese es el Dr. House, un tipo simpático y delicado, extremadamente delicado, asertivo y empático con sus pacientes, lleno de alegría y buen humor y capaz de mirar siempre por el prójimo que por sí mismo.

"Todo el mundo miente, incluso yo"

 House, es alguien sin igual, un nuevo estilo de doctor que nunca apareció en nuestras pantallas, alguien que no se preocupa por el paciente, con un dolor crónico en la pierna que lo atormenta y lo vuelve adicto a los analgésicos. Alguien dificilmente integrable en una sociedad dado que su mala leche lo hace insufrible, pero que esa maldad misma lo hace simplemente un genio en lo suyo, desentrañar acertijos y manipular a la gente, cura lo incurable, auque siempre con ayuda de su necesario equipo que manipula y vacila sin pudor.

"Perdón, así que quieren que su hija muera. Por unos cuantos dólares puedo rematarla", típìca frase que  escuchamos salir de House que nos deja flipando y riendo por partes iguales, enseñándonos algo del tema médico y no tan médico de paso.

Pero bien, House M.D. no se queda aquí, la trama principal, que va evolucionando según aumentan las temporadas, comienza solo con el tema médico, pero empieza a notarse, que en realidad, la historia fundamental, es la vida de House, sus problemas, sus emociones y como intenta solucionar las cosas a su manera, normalmente empeorándolo todo, y acabas descubriendo al verdadero personaje, que no es para nada lo que en realidad aparenta en un principio. 
  Seguido también de eses capítulos salteados que aparecen que son como para meternos más en la piel del personaje, House se va a la cárcel, House en nosedonde, House de putas... lo que sea, lo que nos recuerda a la temática de los míticos libros de TEO, el niño este k va a la guardería, a comprarle píldoras abortivas a su madre, etc. que nos enseña cosas de la vida desde un punto de vista distinto y te hace meterte en la piel de House por que son historias que también te pasan a ti, historias personalizadas que, te hacen cogerle cariño al personaje.

En definitiva, aunque creo que me he ido un poco de la longitud usual de mis post, seguramente me haya dejado algo en el tintero porque, HOUSE M.D. es una serie, que si le tocas la historia, no te dejará indeferente.




martes, 1 de noviembre de 2011

Una mirada retrospectiva: Digimon

Somos seriéfilos, también nos encanta el cine, o leer. A unos más que a otros, pero si hemos llegado hasta aquí ha sido tras un largo camino que comenzaba probablemente antes de que supiésemos caminar o hablar. Nuestros padres o responsables de nosotros nos ponían los dibus, y nos leían cuentos. Y ahora hallándome yo a las puertas de los veinte años me ha dado por echar un ojo al pasado y rememorar alguna serie de mi infancia. Y así de risas he revisionado Digimon (no entera, que no hay tiempo, jaja). Y me apetece hablar sobre ella antes que sobre otras candidatas como por ejemplo DragonBall porque seguro no os contaba nada nuevo, que tenemos dos décadas y aún vamos haciendo fusiones por ahí...

No sé si antes o después del artículo sobre "¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?", pero seguro que escribo una reseña sobre algún libro, o comic de mi infancia, como Mortadelo y Filemón. Pero eso ya lo veremos con tiempo. Ahora vamos al tema.


Siempre fui un pokéfan, o admirador de Pokémon, y seguro que muchos de vosotros también. Era un asiduo a esos bichos que luchaban entre ellos sin propósito y sólo porque unos niñatos de 10 años se lo ordenaban, pero claro... todos fuimos niños y estábamos en mayor o menor medida enganchados. Entonces llegó Digimon.

La gente lo llamaba plagio por el simple hecho de que unas criaturas que se transformaban acompañaban a niños, ilusos ellos. Digimon tenía un detalle bastante importante del que Pokémon carecía: una TRAMA.
En Digimon las susodichas criaturitas hablaban y tenían personalidades, hacían algo más que "pika pika". Los niños protagonistas también demostraban ser más maduros, no eran personajes planos. Sufrían sus propios dramas personales como el abandono de familiares (¿Dónde está el padre de Ash? A su hijo se la soplaba) y enfados entre buenos amigos.

El diseño de las criaturas y los decorados no era alucinante comparado con cosas que vemos hoy en día, pero cuando tenías diez años te parecía espectacular. Y la música era realmente pegadiza, y eso que a España llegaban muchos temas doblados y no podíamos disfrutar de las versiones originales. Aquí os dejo el doblado a español de España (los doblados al latino hacen que quiera destruir mis tímpanos con un taladro).

Las tramas de las temporadas de Digimon son distintas entre ellas (excepto las dos primeras) y alguien que quisiese empezar a ver la serie podría empezar viendo la tercera temporada, o la cuarta, sin que le supusiese ningún problema. El tema común a todas las historias es la existencia de un mundo digital o virtual donde habitan unos seres digitales que se alimentan de datos. Estas criaturas tienen una forma física que les permite actuar en el mundo real, y tanto en el mundo real como en el digital se hacen amigos de unos niños y todos juntos van luchando contra peligros cada vez mayores. Es la típica serie moralista educativa con lecciones sobre la amistad y tal, lo de siempre, pero insisto en que cuando eres un crío (o incluso no tan crío) es genial.

A veces todos debemos echar una mirada al pasado y recordar cómo empezaron nuestras historias en el mundillo de las series, cine, o literatura. Y este artículo ha sido un fragmento de mi historia. Ah, y espero ansioso los puñales que quieran lanzarme los fanboys de Pokémon.