miércoles, 23 de noviembre de 2011

El Nombre del Viento:

“He robado princesas a reyes agónicos. Incendié la ciudad de Trebon. He pasado la noche con Felurian y he despertado vivo y cuerdo. Me expulsaron de la Universidad a una edad a la que a la mayoría todavía no los dejan entrar. He recorrido de noche caminos de los que otros no se atreven a hablar ni siquiera de día. He hablado con Dioses, he amado a mujeres y he escrito canciones que hacen llorar a los bardos."

Sinceramente, con tan solo leer esto en una contraportada sabes que tienes que leer el susodicho libro. Y allá me lancé. Ahora se encuentra en mi poder, por fin, la segunda parte, y la estoy disfrutando como un enano.


Un auténtico desconocido, Patrick Rothfuss, nos brindó esta joyita en 2007. Le logró dar forma a una idea que le llevaba años pululando por la cabeza y finalmente lo logró. Una editorial se lo publicó y le lanzó muy alto. Ahora habrá que ver si se estrella o realmente merece la pena, y tengo que decir que confío plenamente en él. A este buen hombre le pareció bien contarnos una historia de las de siempre, con un protagonista que es un as en todo lo que hace, con su historieta de amor, una Universidad de magia, un mundo fantástico, criaturas mitológicas, etc. Pero lo hace de una manera original y en ningún momento me ha parecido un plagio de otros autores, aunque bien es cierto que bebe directamente de Ursula K. Le Guin, George R.R. Martin o Tolkien.

La novela comienza como muchas otras del género. Una noche aparentemente tranquila en una posada, un silencio triple, el silencio de un hombre que espera la muerte... Pero, ¿quién es realmente este hombre? Pues os digo que le han pasado tantas cosas en su vida que va a necesitar tres días enteros para relatar su historia. Aquí entra en juego el otro personaje clave de la novela, aunque su aparición es mínima: Cronista, el encargado de pasar a papel y tinta la historia de Kvothe, nuestro misterioso desconocido.

Artista, hijo, alumno, maestro, ladrón, mendigo, asesino, hechicero. Todo esto y mucho más es Kvothe. Un muchacho aparentemente normal aunque bastante inteligente para su edad. Un jovencito inquieto y curioso que empezará la búsqueda de la verdad por la cual murieron sus seres queridos. ¿Cuál es el misterio de los Chandrian? Yo estoy igual de intrigado que vosotros. No sé nada. El primer libro (que corresponde con el primer día de Kvothe narrando) concluye cuando tiene tan solo quince años, así que nos queda por saber de este hombre.

Nuestro protagonista y la Universidad.

En cuanto a cómo está escrito, es tremendamente adictivo. Son 800 páginas que se acaban en nada. Están pasando cosas constantemente y te atrapa sin remedio. Sencillo de leer y siempre deja con ganas de más. Y su continuación ("El Temor de un Hombre Sabio") sigue en la misma línea. Lo único que os puedo decir es que os hagáis un favor y que le leais. Ya sé que es largo, y el segundo volumen más, pero a todo el mundo que se lo he recomendado ha quedado satisfecho.

Ya para que os enganchéis definitivamente os dejo un anuncio que hicieron del libro, épico.


Disfrutadlo y, ¡hasta el próximo artículo!


3 comentarios:

  1. Tiene muy buena pinta!!!! peor comrparlo con el Señor de los anillos.. no serán palabras mayores?

    ResponderEliminar
  2. Si, son palabras mayores. Pero el libro mola cacho :D

    ResponderEliminar