lunes, 30 de enero de 2012

Los huevos fatales



En 1924 escribió el ruso Mijaíl A. Bulgákov una obra de ciencia ficción a medio camino entre La guerra de los mundos de HG Wells y Jurassick Park de Michael Crichton. Impresionante, si tenemos en cuenta la fecha.

El libro nos lleva a una Rusia revolucionaria en la que un reputado profesor y científico, Pérsikov, director del Instituto Zoológico del Moscú y experto mundial en batracios descubre sin querer, ya que estaba investigando sobre una enfermedad que afectaba casi exterminando a los anfibios rusos, un rayo rojo que multiplica la capacidad reproductora de los seres vivos a velocidades supersónicas. Descubierto esto informa a las máximas autoridades burócratas para solucionar la escasez de gallinas en el país con más experimentos. Sin embargo, un error garrafal en ellos creará algo que nadie se podría imaginar...

Os recomiendo la lectura de esta novelita, pues son muy pocas páginas y muy entretenidas. Yo lo leí de niño y me quede maravillado. Una estupenda sátira, con sus no pocas dosis de violencia y crítica social. Quizá hoy en día, casi noventa años después de que fuese escrita, existan novelas del mismo tipo mejores, como la citada Parque Jurásico (Puede que otro día haga una reseña sobre este pedazo de libro, mucho mejor que su película, que es otra gran obra peor diferente) pero de verdad, merece la pena. Seguro que no volveréis a mirar a un huevo frito de la misma manera...


Y recordad que para ver hay que creer.


PD: Yo tengo justo esta edición :P
AH! No busquéis más información por ahí, si no queréis perderos el pastel.

viernes, 27 de enero de 2012

Las crónicas de Narnia de C. S. Lewis

C. S. Lewis
 Como ya dije ayer, mi intención era estrenarme pronto con una reseña, y la haría sobre libros, algún comic... Pues bien, hoy lo haré a lo grande y me estrenaré con una reseña de la saga literaria Las crónicas de Narnia del escritor británico C. S. Lewis y de su adaptación cinematográfica. Probablemente a muchos os suene ya esta saga, como para no con todo el bombo que se le dio al tema con las películas, pero mejor será que comience por el principio.
 Clive Staples Lewis (sí, suena mejor C. S.) fue un escritor irlandés que estaba bastante obsesionado con el tema religioso (algo curioso, porque era ateo hasta que se convirtió al cristianismo influenciado por su buen amigo John Ronald Reuel Tolkien) y dejaba esto plasmado en sus libros, en ocasiones de forma bastante explícita, y en otras en forma de metáforas. En el caso de Las crónicas, hace uso de bastantes metáforas y en ningún momento dice nada de forma explícita.
 ¿Pero qué son Las crónicas de Narnia? Pues en principio era un libro de fantasía que Lewis comenzó a escribir en 1939 en parte para su ahijada, pero que se le fue de las manos y acabó en 1949, con la pobre ya demasiado mayor para disfrutar libros con un tono tan infantil como el que tiene, pero no lo suficiente para poder volver a disfrutarlos, con lo cual, no cumplió la principal función, la de servir para entretener a su ahijada, pero si que sirvió para dar lugar a una saga de siete libros que acabó de escribir en sólo cuatro años.
 Cómo es obvio, escribiendo con la velocidad con la que escribió, no agrupó todas sus ideas lo que se dice exactamente bien y acabó publicando los libros saltándose el orden cronológico casi por completo, ya que sólo lo respetó con el que cronológicamente sería el último de la saga. También le quedaron libros muy dispares, con algunos más enfocados a la aventura y otros más... relajados. Por suerte se nota la calidad como escritor del hombre y puedo afirmar que todos son realmente buenos, con algunos mejores y otros peores. De qué va la saga no os lo pienso contar, no os la quiero chafar, pero si voy a hacer un pequeño resumen de la cronología.
Los siete libros que componen la saga,
de izquierda a derecha y de arriba a abajo
Cronológicamente, el primero de los libros de la saga es El sobrino del mago, que tiene como protagonista a Digory Kirke, un chaval del Londres de finales del siglo XIX que se ve metido en un embrollo bastante grande gracias a su tío, un chalado que intenta convertirse en mago. Aunque es el primero cronológicamente, se podría considerar una precuela, ya que fue el último en ser escrito y el penúltimo en ser publicado. Lewis lo escribió para tratar de responder a una pregunta, ¿cómo pudo un farol acabar en el medio del bosque de Narnia?
A primer libro le sigue El león, la bruja y el armario, el primero en ser publicado, que tiene como protagonistas a los cuatro hermanos Pevensie, que viajarán, a través de lo que parece un simple armario de una vieja mansión, a Narnia, un mundo helado poblado por criaturas mágicas, del cual lo primero que ben es el farol ya mencionado.
Después viene El caballo y su muchacho, que podría considerarse un spin off dentro de la saga, ya que aunque si sigue la continuidad cronológica de esta, tiene poco que ver con ella, ya que sólo cuenta una leyenda que Lewis mencionaba de pasada en un libro que había sido publicado anteriormente, La silla de plata. 
Tras este spin off viene El príncipe Caspian, en el que se vuelve al tono de fantasía épica que tienen la mayoría de los libros principales de la saga. Cambia un poco lo visto en El león, la bruja... y nos muestra una Narnia en la que ya no viven animales parlantes, sino que ha sido invadido por un pueblo venido del este, los Telmarianos. Le sigue La travesía del viajero del alba, que viene a atar algún cabo suelto (pocos, por suerte) que dejaba el anterior, y nos presenta la que para muchos es la mejor historia de la saga, y desde luego la más extensa. La fantasía épica queda a un lado y nos adentramos en un libro de aventuras y exploración en los que se demuestra la originalidad de Lewis.
La inmediata secuela de este, tanto en publicación como en la cronología, es la ya mencionada obra La silla de plata, en la que de nuevo la aventura y la exploración serán los hilos conductores de una historia que, personalmente, me hicieron devorar páginas como pocos libros.
El último cronológicamente es La última batalla, una obra nuevamente de fantasía épica en la que Narnia deberá afrontar un peligro que nunca antes había imaginado.
El famoso farol
Si algo malo se le puede achacar a esta saga, personalmente diría que es el hecho de que Lewis llevé lo de que es una historia infantil tan hasta el extremo y deje las batallas a medio contar, algo que repite a lo largo de toda la saga. Teniendo en cuenta cómo las cuenta, y que en otras obras infantiles sí son más descriptivos, pues es un poco decepcionante. Muchos han criticado la presencia de elementos cristianos en la saga, pero más que cristianos se podría decir que son comunes a cualquier religión, y en todo caso nunca se muestran de forma explícita. Por último, no pocos la acusaron de racistas al ser los malos de piel morena, algo que ya se hizo con Tolkien, y que no deja de ser buscar lo que no hay donde no lo hay.
¿Es una buena saga? Sí, bastante buena. No llega al nivel de El señor de los anillos, pero si es una gran obra de fantasía, que resultará una genial lectura para aquellos que ya han superado los reparos de leer algo que fue escrito originalmente para niños.
En cuanto a las adaptaciones cinematográficas, se puede decir que son muy buenas adaptaciones, ya que si bien meten cambios, lo hacen para corregir el ya mencionado problema de las batallas (excepto en una ocasión en el segundo libro). Musicalmente están muy bien, y a nivel de doblaje y actuaciones suelen estar bien con alguna destacada, como la voz en español de Aslan o la actuación de trío principal en La travesía del viajero del alba, además de la actuación de la bruja blanca en la primera, que por momentos es muy buena. Hasta la fecha sólo hay tres, El león... (de la que podéis ver el trailer abajo), El príncipe Caspian y La travesía... Se rumorea que se va a rodar la cuarta, El sobrino del mago, pero por el momento no hay nada confirmado. 



¿Mi recomendación? Si aún no has leído los libros ni visto las películas, debes hacerlo, ya que no sólo son unas obras geniales, sino que además sirvieron de inspiración a muchos autores anglosajones, como J. K. Rowling, que se inspiró en la saga para escribir Harry Potter.

miércoles, 25 de enero de 2012

Presentación tardía

 Como recién llegado a este blog supongo que lo que lo propio sería presentarme, así pues, me dispongo a ello. Mi nombre es Cristian, y soy un ávido devorador de cualquier producto cultural que exista, desde libros hasta videojuegos, pasando por series, cómics, cine, música... Aunque si bien reconozco que no todo de cada una de estas es cultura, si hay obras que lo son, o que al menos contribuyen a hacer trabajar nuestras neuronas más allá de saber por qué a una mujer le encanta que un hombre machista la insulte en el reggaeton (ni idea de si lo he escrito bien... Tampoco creo que haga falta).
 ¿Qué aportaré al blog? Además de mi incómoda presencia, trataré de suplir algunas carencias que he percibido, como la falta de referencia a comics o series de manga de calidad, que existen, no son mitos, y aportaré mis conocimientos en literatura y videojuegos, y puede que hable exporádicamente de alguna película, aunque de eso ya se encargará mi compañero Varete de mejor forma. Hablando de Varete, también me dedicaré a hacer comentarios ¿incómodos? en esa historia que está escribiendo siempre que mi tiempo y capacidad de análisis me lo permitan. En fin, me despido por hoy, y a ver si mañana me estreno con alguna entrada en condiciones.

Cowboys del espacio



A finales de los 90 animes como Dragon Ball, Shin-Chan, Sailor-Moon, Campeones, Pokémon, Yugi-Oh, Detective Conan, Sakura Card-Captor o Digimon arrasaban en la televisión española eclipsando totalmente otros lanzamientos nipones de, quizá, mayor interés que pudieron tener mejor acogida (Que no de mayor calidad, ojo) tales como Trigun, Lain, Cowboy Bebop, Slam Dunk, Berserk, Samurai X, Escaflowne, One Piece, Lodoss, Evangelion, Excel Saga (Ojito que esta serie se le atribuye a Shinichiro Watanabe cuando en realidad es de Shinichi Watanabe, casi parece un trabalenguas),Ninja Scroll, Patlabor, las producciones del estudio Gibhili de Hayao Miyazaki, Ghost in the shell, Ranma 1/2, DNA entre otros...



Bien pues en medio de todo este embrollo, 1998. Nace Cowboy Bebop. Sólo podía ser Shinichiro Watanabe que mezclando un ambiente futurista con Western (Cowboy) y música jazz de los años 40 (Bebop) nos brindaría una excelente serie sobre un grupo de cazarecompensas espaciales. Lo que más cabe destacar de este anime es el excelente dibujo que se ve potenciado por unas potentes coreografías en sus secuencias de acción que incluyen escenas de peleas con puñetazos, patadas y demás, luchas interestelares entre naves y tiroteos a porrilo. Todas ellas acompañadas perfectamente por una impresionante banda sonora, que pega a la perfección.



En 26 cortos capítulos se nos narra las aventuras y peripecias del descreído, irónico y chulesco protagonista experto en artes marciales que en su día fue un importante miembro de la mafia, Spike Siegel y el serio del lugar, Jet Black, ex-miembro del cuerpo de policía. Que se encuentran con un perro superinteligente, Ein, una chicuela de doce añitos muy inocente pero perspicaz como ella sóla, Ed, que además es hacker y Faye Valentine, la femme fatale de la banda.



A todos los personajes les persigue un oscuro pasado durante todos los episodios del serial. Que no os reveleré por que es bastante emocionante descubrirlo por uno mismo. Si bien es cierto que la historia más interesante y mejor desarrollada es la de Spike, las otras no desmerecen en absoluto. Aunque a veces algún capitulillo suelto es un poco mediocre o soso, pero también contiene otros sencillamente geniales.

Por supuesto el visionado es más rico en su idioma original, el japonés. Pero comprendo perfectamente que existan personas a las que los continuos chillidos en un idioma tan extraño y agudo desagrade, así que estáis de enhorabuena. El doblaje al Español es decente. Las voces son realmente buenas, sobretodo la de Siegel ya que es que es la del doblador de Woody Allen.



Tres años más tarde, 2001, las andanzas de estos cazarecompensas fueron tan famosas, que llegó su adaptación a la gran pantalla: Knockin' on Heaven's Door (Llamando a las puertas del cielo, como al canción de Bob Dylan, ya en la serie los títulos de los capítulos eran homenajes a artistas conocidos).



A pesar de ser, nada mas y nada menos, que un nuevo capítulo bastante estirado de la serie (casi dos horas de duración frente a los 20 minutos de cada episodio original...casi media temporada vamos) esta bien realizado y es digno de ver. Además no hace falta ver la serie anteriormente para comprender lo que esta película trata de contarnos: Un bioterrorista amenaza con unas bombas que arrasarán toda la población de la ciudad y se paga una millonada por quien lo encuentre vivo, y como no nuestros cazarecompensas favoritos se unen a la caza.

El largometraje comienza con una buena propuesta y por la mitad, estamos en éxtasis, pero el final es bastante flojo... Ademas en esta ocasión los rasgos personales de cada personaje están algo exagerados, Jet preocupado de lo que pueda pasar no hace casi nada, Faye que siempre fue la mas independiente del grupo aquí está totalmente sóla, Ed... casi diria que sobra, da la sensación que se coloca y Spike sigue siendo el prota predilecto pasota y conformista pero valiente y perspicaz.



Cabe destacar la gran animación que se le brindó los personajes. Unas iluminaciones maravillosas y un color muy superior al dibujo original. Lo movimientos están muy pulidos, conseguidos y fluidos. Y la banda sonora sigue siendo sublime.




Pese a que al película decepcionó un poquillo, es entretenida y puedo decir que me encantó Cowboy Bebop, se me hizo muy corta pero muy disfrutable, tanto la serie como la película. Así que no tenéis excusa para eludir a una obra maestra de la animación japonesa. Y si os gustó el trabajo de Watanabe y queréis saber más, os diré que es uno de los responsable de Animatrix, quizá su peor obra, y otra maravilla llamada Samurai Champloo en el que mezcla ritmos de Hip-Hop con relatos de Samurais y el mejor humor asiático. Ahí so dejo un adelanto:



Recordad, para ver hay que creer.

martes, 24 de enero de 2012

Millennium: los hombres que no amaban a las mujeres (la novela)

Aquí estamos de nuevo. Los exámenes me han impedido escribir durante un tiempo, pero no me han impedido leer así que durante esta temporada decidí buscar algo sencillito y entretenido que no me hiciese pensar mucho y elegí la saga Millennium. Como siempre me gustó David Fincher (director de la adaptación americana) y sin duda veré el film, creo que era necesario leer la novela. Es una de mis manías, si voy a ver una película basada en un libro acostumbro a leer el libro antes.

Stieg Larsson (1954-2004)
Varete ya os ha comentado la obra de Fincher y en mis manos está la de Larsson. El pobre hombre jamás vió sus libros publicados ya que entregó los tres a la editorial e inmediatamente falleció sin que siquiera se hubiese publicado el primero... vale que el hombre fumaba mucho y era muy sedentario pero morirse así a los cincuenta años es una gran putada.

Según Wikipedia, cuando Larsson tenía unos catorce años observó algo que le trastocó profundamente y que le animó a centrarse en el tema del feminismo; de hecho conoció a su mujer en una protesta a favor de la lucha por la igualdad de sexos.

Sabiendo todo esto (no os cuento más porque insisto en que lo único que tenéis que hacer es ir a Wikipedia) es comprensible la temática de la obra de Larsson. Ya el título de la primera novela de la trilogía es muy explícito: "los hombres que no amaban a las mujeres". Incomprensiblemente, los yankis cambiaron el título original por "The girl with the dragon tattoo" (la chica con el tatuaje de dragón) perdiendo parte de la esencia de la obra. Pero bueno, son yankis y no hay que pedirles esfuerzos mentales considerables...

¿Y de qué trata la historia esta? ¿Qué es eso de "Millennium"? ¡Pues vámonos de viaje a Suecia! En concreto nos vamos a la editorial de la ficticia revista Millennium. Si habéis oído hablar del libro o habéis visto algún trailer de la película os sonará algo de una investigación sobre asesinatos de mujeres pero el verdadero motivo del protagonista del  libro empieza mucho antes.

Mikael Blomkvist es co-director de la revista Millennium junto con Erika Berger, y juntos se dedican a difamar contra  importantes directivos/empresarios suecos, sacando todos los trapos sucios que os podáis imaginar. Los problemas para Mikael comienzan cuando publica un artículo difamatorio contra Hans-Erik Wennerström, un magnate de mucho poder en Suecia. ¿Cuál es el fallo? Que lo que Mikael publica no consta de suficientes pruebas y es demandado por el señor Wennerström. Mikael pierde el juicio y la revista cae en desgracia. Nuestro protagonista deja de escribir y cuando todo parece perdido para su carrera recibe un misterioso encargo. Otro empresario de Suecia, Henrik Vanger, le pide a Mikael que investigue la desaparición de su sobrina a cambio de información que sin duda hará que Wennerstrom acabe en prisión...

Y aquí señores es donde empiezan los misterios de la novela. ¿Qué ocurrió con la sobrina de Vanger? ¿Fue asesinada? ¿Qué información posee el señor Vanger? Poco a poco se irá destapando información relativa a un misterio que lleva décadas sumido en las tinieblas...

En cuanto a la trama puede que haya dicho más de lo debido, suelo pecar de eso, así que voy a callarme y os paso a hablar del personaje femenino de la novela, el contrapunto de Mikael: Lisbeth Salander

Los que hayan leído el libro seguro que están de acuerdo conmigo en que Lisbeth es con mucho el personaje con mayot trasfondo de la novela. Sobrenaturalmente inteligente, con indicios de Asperger, misteriosa, antisocial, promiscua, valiente y heroína. Por muchos adjetivos que os de para definir a Lisbeth me voy a quedar corto. Es necesario leer páginas y páginas sobre ella para conocerla al menos un poquito. Ninguna descripción que haga aquí sobre ella podrá hacerle justicia. Es sencillamente genial y, probablmente, el mayor acierto de Stieg Larsson. Si bien el resto de personajes son interesantes, Lisbeth se los come a todos con patatas. ¡Que mujer! Durante la primera parte de la novela apenas habla y asistimos como meros espectadores al día a día de la señorita Salander. Ya en la segunda mitad es cuando su historia cobra más fuerza y su vuelve más dinámica al entrar en contacto con Mikael.

La trilogía Millennium no es una gran obra, ni pretende serlo. Simplemente le da al lector lo que promete, y ya es bastante. Una trama sólida con interesantes aunque francamente un poco previsibles giros de guión, unos personajes entrañables, un relato absorbente que te tiene en vilo hasta en final. Me ha gustado. Normalmente no soy muy de best-sellers archifamosos y cuando me dijeron que Millennium era del estilo del Codigo da Vinci me eché a temblar y no quise leerlo. Y ahora que lo he hecho tengo que decir que la saga de Larsson y los libros de Dan Brown se parecen tanto entre sí como yo me puedo parecer a la reina Cleopatra ( y es más bien poco ). El Códido da Vinci o El Símbolo Perdido no le llegan a la obra sueca ni a la suela de los zapatos...

Lectura recomendable para no comerse el coco y simplemente disfrutar con una investigación sobre una desaparición/asesinato. Eso sí, tampoco os penséis que Larsson es Agatha Christie o algo así, ¿eh? Pero entretiene y el final es bastante satisfactorio.

domingo, 22 de enero de 2012

Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres



La carrera cinematográfica de David Fincher empieza, por mucho que a los más fans pese, con Alien 3 en 1992. Un película que se deja ver pero que no cumplió con las expectativas, (Alien debió ser la mejor trilogía de ciencia ficción de la historia, pero no lo consiguió. Es otro cantar que otro día, si queréis contaré) pese a todo si que mostraba un prometedor carácter detrás de las cámaras. Hoy en día Fincher es un director que goza de buena salud en el cine: Seven, The Game, El club de la lucha, La Habitación del pánico, Zodiac, El curioso caso de Benjamin Button, La red social y finalmente Millenium. Todo Cristo se enamoró de Fincher con Seven pero la critica y el público cargaron duramente contra el por películas como The Game por su final trillado, La habitación del pánico tachándola de comercial, El club de la lucha alegando que es una apología fascista y Zodiac por que supuestamente es muy lenta para no contar nada. En mi humilde opinión desde Zodiac no ha vuelto a verse al gran maestro del trhiller. No comprendo por que sus citadas anteriormente películas si fueron judgadas y las nuevas no: Benjamin Button y La red social. De hecho son catalogadas de Obras Maestras. Seré yo, que estoy anticuado, pero a mi me parecen las menos interesantes y las más comerciales. Pero no es criticable pues de algo hay que comer y estancarse en un sólo género puede llegar a aburrir, así que lo comprendo.
Sin embargo, lo que no comprendo es la vuelta de David al Trhiller con Millennium. Una trilogía de la que es posible que ni se encargue. Con lo cual miedo me da la segunda parte si al realiza otra persona. No lo entiendo por que este hombre ya tuvo problemas en un trilogía con Alien, en al cual la productora le metió tanta presión que al final salió un producto muy diferente al que el pretendía. Antes de empezar os dejo los créditos iniciales, que son dignos de una película de 007:



Ayer, decidí ir con mis colegas al cine. Y escogimos ver Los hombres que no amaban a las mujeres. Bonita traducción pese a que debiera ser La chica del tatuaje de dragón, pero Spain is diferent, ya se sabe. A priori resulta me resulta difícil decir si es una buena o mala película. Viendo el film me da la sensación de que la patera se queda a medias y finalmente, se ahoga en al orilla. ¿Es este remake superior al original?



El buen hacer de Fincher no es perceptible en todo el largometraje. A veces parece una película de el, con tensión e intriga y otras veces sencillamente una del montón, previsible y banal. La atmósfera esta muy conseguida, como en todas las obras de este. Y el aspecto técnico es estupendo, con una excelente puesta en escena que deja en rídiculo a la película original sueca. Sobretodo por la banda sonora, que aquí funciona y en el film sueco no. Al rodar en Suecia se consigue gelidez y sensación de frío extremo, así que simpatizamos más con el protagonista, Mikael Blomkvist, magníficamente interpretado por Daniel Craig superando con creces a Michael Niqvist en al original. Que por cierto, aseguro al 100% que es la mejor interpretación de la carrera del agente Bond.



El guión de Steven Zaillan sin ser malo, es flojo pero superior al telefilm sueco. Quiero decir con esto que atrae, pero tarda en arrancar. De hecho, estamos prácticamente una hora y media sin que pase casi absolutamente nada que es cuando Lisbeth Salander y Mikael se encuentran y colaboran juntos en "La investigación", que al fin y al cabo es de lo que va esto, de una investigación de un crimen hace 40 años de un miembro de una de las familias más ricas de suecia. Así que hasta ese punto no empieza realmente el asunto (Será puñetero) y eso es mucho tardar.
Otro aspecto criticable, aunque quizás no se pudo hacer de otra manera, es la facilidad con la que te desvinculas de los personajes, hay tanto nombrecito de la familia sueca con nombres tan peculiares y tantas fotos que te pierdes en la historia llegando incluso a no saber que diablos está pasando en la pantalla, sobretodo en el epílogo, inexistente en la versión sueca y que a mi no me convenció nada por que alarga excesivamente una película que ya de por si es larga (Valga la redundancia), pero bueno con un poco de observación tampoco debería ser un gran problema.




La familia millonaria que vive en al isla donde sucede casi todo, esta muy conseguida con un elegante reparto de actores. Como dije antes Craig esta muy bien y Rooney Mara esta creíble en su papel de Lisbeth. Pero, siempre hay un pero pues las comparaciones son odiosas, pierde ante Naomi Rapace (La de la versión sueca) ya que en el remake norteamericano han comercializado la apariencia punk del personaje... y bastante. Esto lo achaco otra vez a un fallo en el guión: Lisbeth no nos importa lo que debiera. No llegamos a empatizar lo suficiente con el personaje femenino aunque si con el masculino. Y eso que se nos muestra un poco de la vida de ella y de sus demonios interiores que al atormentan y la obligan a ser lo que es, y durante la película se ve que el personaje intenta evolucionar, cambiar a mejor, para socializar más con Mikael. La hacker más carismática de todos los tiempos no llega al corazón del espectador y eso que prometía un carácter arrollador y misterioso. En la obra interpretada por Naomi, si se conoce un poco mejor a Lisbeth ya que existen unos flashbacks con los que se nos cuenta un poco más sobre su oscuro pasado.



La trama no se sostiene por si sola, por que es previsible, lenta, y eso en un metraje de dos horas y media hunde la película. Es cierto que en algunos momentos el genial Fincher contagia de tensión la pantalla con buenas escenas, usando la violencia pero sin abusar (No como nuestros queridos suecos), con cierta intriga pero no lo suficiente para ser una obra maestra. La pieza está bien rodada, magníficamente interpretada, tiene una banda sonora que cumple con su cometido pero el material se antoja pobre en contenido. No hay chicha... no goza de un buen pulso narrativo.

¿Pero es superior a la original o no? Si. Sobretodo por esto: Hans Erit Wenneström, un multimillonario corrupto, fastidia totalmente la vida profesional de Mikael arruinándolo, ya que este escribe un artículo atacando duramente a Hans, que en juicios posteriores se demostraría que es falso. Mikael, ya acabado, recibe una llamada de Henrik Vanger, otro multimillonario que vive en una isla, para que investigue sobre el asesinato de su sobrina Harriet, que desapareció hace 40 años. Para impulsar al fatal periodista a realizar dicha tarea le promete la cabeza de Wenneström... Sin embargo en el guión sueco, que es mas frío e insensible, no se aprovecha a este malvado personaje lo suficiente, contándolo de una manera superficial, que casi no preocupa, cuando en realidad debería ser la mayor motivación de Mikel. Así pues, lo único que tiene de bueno la obra sueca es Naomi Rapace. Siendo todo lo demás superado por el remake.



Para acabar decir que este me parece uno de los peores trabajos de David Fincher junto con La red Social. Decir esto tampoco quiere decir que no recomiende ver la película. Que no es mala y entretiene de sobra. A mi modo de ver Millenium es una película hecha por encargo, para ganar dinero y poder filmar proyectos mas personales en un cercano futuro. Hay que comer... y para ello hay que trabajar. Después de todo, esto es cine comercial.
Y recordad, para ver hay que creer.

miércoles, 11 de enero de 2012

Twin Peaks, un sueño inacabado.

Estamos en 1990. ¡Hace tanto tanto tiempo que yo ni he nacido! En el mundo de las series de televisión todo son procedimentales y productos bastante cutres, aunque cumplían su cometido. Pero hacía falta algo más, y llegó Twin Peaks. Mucho se ha hablado ya de esta serie y tiene tantos años que puede que cuele algún detalle gordo sobre la trama. ¡Avisados estáis!

Para la generación que creció en los 80 o 90 y que ahora ya pasan de los treinta años esta serie supuso un hito en la televisión gracias a uno de los mayores misterios vistos en la pequeña pantalla: el asesinato de Laura Palmer.


La acción transcurre en el imaginario pueblo de Twin Peaks, un apacible y tranquilo lugar de Estados Unidos que de pronto se ve sacudido por la tragedia cuando se encuentra el cadáver de una de las adolescentes más populares del instituto: Laura Palmer. El cadáver aparece flotando en el río... envuelto en plástico, y con una misteriosa letra oculta bajo una uña.  La paz en el pueblo de Twin Peaks se ha acabado. Un agente del FBI será enviado a investigar. ¿Cuál es la verdad tras la muerte de Laura Palmer?. ¿Qué esconden los habitantes del pueblo?, pues todos esconden algo... Y esta será una de las claves de la serie, pocos habitantes del pueblo son trigo limpio y, para ser honesto, parece que el asesinato de Laura es una mera excusa para que los creadores de la serie (David Lynch y Mark Frost) nos cuenten el día a día en Twin Peaks.

Pero no todo es lo que parece y menos estando David Lynch detrás del proyecto. Para quién no haya oído hablar de él, este hombre es un drogas responsable de cosas tan raras como "Mullholland Drive" o la (horrible en mi opinión) adaptación de "Dune" a la gran pantalla. No puedo decir que sea un director que me guste, sin embargo sí que me declaro fan de Twin Peaks.


Así pues, ¿qué cosas raras tenemos en esta serie? Pues al principio parece que poco. Hay algún fenómeno misterioso, lo que podrían ser percepciones extrasensoriales, pero nada más. Capítulos después ya empiezan los sueños extraños de Dale Cooper, el agente del FBI enviado para investigar la muerte de Laura (y uno de mis personajes favoritos en televisión). Y de cara a la segunda temporada el misterio del refugio o Logia Negra y Blanca cobra fuerza. Gigantes, caballos blancos, un señor manco y una mujer que le habla a un leño son unos pocos ejemplos de las cosas raras que vais a ver si decidís darle una oportunidad a Twin Peaks. Escenas tan curiosas como esta son comunes a lo largo de la serie...


Viendo este tipo de cosas la serie tira para atrás pero cualquier fan de las series de televisión y del cine debería verla, pues en la cultura actual aparecen constantes referencias a Twin Peaks; y se trata de una serie necesaria para entender la televisión actual y, en particular, series de misterio como "The Killing" o la reciente española "Punta Escarlata".

Pero no todo va a ser tan genial, hubo un par de problemas que acabaron con la serie. Pasados varios episodios la gente empezaba a impacientarse. La audiencia quería saber quién había matado a Laura Palmer, así que en el episodio 17 de la serie se desvela su identidad. Evidentemente la serie pedió parte de su gancho después de esto, pero surgieron nuevas tramas para continuar hasta el episodio final, número 29. El asesino de Laura había sido poseído por algún tipo de maldad, y esa maldad seguía libre... Y el mal se llama Bob (se comenta que cuando acabó la serie se fue a rodar al fondo del mar la popular serie infantil de la esponja, ajaja).


¿Por qué es un sueño inacabado? Pues porque pudiendo haber rodado una tercera temporada la cadena decidió no hacerlo, dejando la serie con un final bastante abierto aunque de todos modos a mi me sirve como final. Eso sí, es de lo más trágico y descorazonador que os podéis imaginar, con un mensaje como conclusión del estilo de "el mal siempre se abre camino" y "hasta el hombre más puro puede fallar". No quiero ser más específico por si no habéis visto aún la serie. Si no lo habéis hecho os recomiendo encarecidamente que os pongáis a ello. Sé que hay series mejores o que pueden llamar más la atención pero Twin Peaks es un clásico y, definitivamente, hay que verla.

Y si con la serie no os llega, David Lynch rodó una película en 1992 titulada "Twin Peaks: fuego, camina conmigo" que narra los últimos días de vida de Laura Palmer y que, a pesar de ser un preludio, no debe ser visionada antes que la serie. A mi personalmente me dejó con más dudas y tramas abiertas pero también merece la pena echarle un ojo. Cuidado con el trailer que os dejo que puede desvelar detalles gordos.


La mayoría de los actores lo hacen sobradamente bien exceptuando a un par de secundarios que tampoco molestan. La música de Angelo Badalamenti es fenomenal, muy adecuada a todas las situaciones. Técnicamente no hay que ponerle ninguna pega, salvo que tal vez los efectos especiales de una serie de hace veinte años ahora nos resulten muy desfasados.

Si os decidís por verla (y espero que lo hagáis), ojalá la disfrutéis tanto como yo.

miércoles, 4 de enero de 2012

Indiana Plagio

Todos estaremos de acuerdo que Spielberg es un genio del cine... ¿Pero que sentís después de ver este vídeo?