jueves, 21 de junio de 2012

La guerra de las galaxias (II)



Después del pobre inicio que supuso para la crítica Star Wars: La amenaza fantasma, el bueno de Lucas no desistió y se puso manos a la obra con el siguiente episodio. LLegó en el 2002 y yo la esperaba ansioso: El ataque de los clones. El resultado económico no fue malo: 649 millones. Pero para mi fue una profunda decepción.

Esta vez Analin es ya un problemático adolescente que demuestre excelentes aptitudes para el dominio de al fuerza. Sin embargo la falta de madurez le impide avanzar satisfactoriamente en las lecciones que su maestro Obi-Wan le enseña.
El consejo decide que Anakin y Obi-Wan tienen que proteger a la Senadora Padme Amidala de los próximos ataques terroristas que atentarán contra su vida. El joven Padawan muestra debilidad por Amidala y se enamora desoyendo los consejos de su maestro. Mientras tanto Kenobi se encamina a otra misión diferente, pero que guarda relación y marcará el futuro de la República para siempre. Investigar quién esta detrás de los intentos de asesinato. Una guerra se aproxima, cada vez son más los ataques de los separatistas y los caballeros Jedi no saben si están preparados para ello.



Daba la sensación de que George aprendería de sus errores anteriores. Pero desgraciadamente el torpe inicio que supuso La amenaza fantasma sería un adelanto de lo que en el Episodio II sucedería:
La trama esta mal desarrollada. Pese a contar con un material más interesante que en la entrega anterior entre las manos, se incide más en el espectáculo que en el guión. El error más grave es el mismo de ayer, Anakin. Demasiado ahínco en sus sentimientos, que si, deben ser importantes, pero no empalagosos. Hyden Christiansen es una equivocación de casting absoluta. No es un buen actor. Sobreactúa y su actuación empacha.


Se empieza el filme de manera prometedora. El ataque a Padme, una persecución de coches aéreos, etc... Se empieza a ver que el director se preocupa más de los efectos que de lo que ocurre en pantalla. Justo en el ecuador de la películña, el espectador se cansa y se aburre por que la acción sufre un bajón impresionante. La historia de Amor entre Anakin y Amidala esta retratada exageradamente con secuencias largas, banales y aburridas. "Corta el rollo". Toda la majestuosidad de la fotografía y de la puesta en escena no sirve para remontar el vuelo, ni siquiera la investigación de Kenobi, que estaba obligada a ser la parte más interesante de la película, llega, por momentos, a ser la más sosa y previsible hasta que llega a la presentación de los clones en Kamino. Sin embargo, el desenlace si que es digno de Star Wars. La última hora del  metraje, largo en exceso, hace que te olvides del tostón anterior. Una batalla Jedi, increíble, que se sucede con el ataque del ejército clon. Excelente despliegue de medios visuales. El final es sobresaliente: Un duelo de sables láser entre caballeros jedi magistral.


En conclusión. El ataque de los clones no es una mala película pero si que es la peor de toda la saga. La banda sonora correcta, como siempre, de la mano del maestro John Williams. Las actuaciones del reparto un poco mas desinteresadas de lo habitual. Un buen inicio, emocionante cuanto menos, se ve lastrado por una mitad superficial y fría con una historia de amor seca. Se salva gracias al subidón final que deja al público impresionado y deseoso de una tercera parte.

Recordad, para ver, hay que creer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario