miércoles, 13 de junio de 2012

Californication



LLega el verano en breves, y yo mientras tanto estoy estudiando para los dichosos exámenes de Julio. Pero no me olvido de que soy escritor en este Blog. Allá voy:


Con menuda sorpresa me he topado. Mis amigos me decían que esta serie era como Sexo en Nueva York (Vomito sólo de pensarlo) pero para tíos. Y cuando miraba por Internet las criticas eran favorables. Así que me decidí a ver el episodio piloto. Al principio encontraba las bromas misógenas y pedantes, ademas de estúpidas e irracionales. Todo el rato hablando de pollas y chochos. Pero después de ver el segundo episodio descubrí que Californication es mucho más que humor infantil con mucho erotismo (Y muy explícito). Es una jodida crítica a la sociedad y a los pensamientos mas oscuros de esta. Me atrevería a decir que es una moraleja sexual.


Hank Moody (Genial interpretado por David Duchovny, que por fin se desencasilla del personaje, difícil tambien de interpretar, de Fox Mulder en Expediente-X) es un escritor de fama que ha tocado fondo, su mujer lo ha abandonado por otro y su hija está empezando a cansarse de su padre que, según ella, no se esfuerza lo suficiente por la familia. Hank es un niño con cuerpo de cuarentón. Es alcohólico, tiene un serio problema con las drogas y es adicto al sexo. Pero pese a todos sus problemas el tiene humor y disfruta con las mujeres. Es descarado, maleducado, nihilista, prepotente y un completo gilipollas. La serie da la sensación de que muestra a Moody como si fuese un campeón. Nada más lejos de la realidad. Pues es un fracasado, que siempre tiene problemas y requiere de la ayuda de los demás para solucionarlos. Es un enamorado empedernido de su mujer y por mucho que lo intenta no consigue recuperar su amor, pues siempre la caga. Todo debido a esas adicciones citadas anteriormente y su incapacidad de madurar.


Californication nos enseña con humor lo que una vida llevada por la desidia y los impulsos puede acarrear. Hundirse en tu propio barro y finalmente, ahogarse. Todo ello desde una perspectiva romántica (Que no machista como puede parecer a simple vista). Demostrando que ni las mujeres son mejores que los hombres, ni los hombres mejores que las mujeres. Eso sí, narrada todo desde la perspectiva de un hombre, pues por algo el prota es hombre. Se nota, y yo como varón, comprendo que las mujeres no aprueben esta serie, que si no se observa con detenimiento es absurda y tonta: tetas, tetas, chsites de pollas, etc... (Lástima que no se sepa mirar mas allá de lo superficial).


La gente se queja de que la serie no evoluciona, que es siempre lo mismo. Pero eso precisamente es lo bueno que tiene esta serie. No pierde calidad desde el primer episodio al último. Es la misma esencia, con cambios pero sin traicionar a sus principios. Aunque la relación entre Hank y su amada a veces es cansina, los secundarios están de fábula, dando lugar a momentos entrañables y supercómicos a lo largo de las cinco temporadas que van de momento. En definitiva, no es una gran serie, pero es muy divertida y aleccionadora. Los capitulos no son largos y te sacarán más de una sonrisa que otra.



Bueno pues me despido: Ojito españoles, ¡Manos arriba, esto es un rescate!

No hay comentarios:

Publicar un comentario