viernes, 29 de junio de 2012

Marte Rojo


Hace una burrada de tiempo enorme que no escribo nada en Aperture Bloggers, la verdad. Prácticamente sólo he escrito mi presentación, lo de Narnia, y quitando algún comentario, nada más. Pero tengo una justificación. Mis muñecas han decidido que la lógica no va con ellas y ahora tengo un ligamento roto en cada brazo. Además, le estuve dando duro al tema estudios, ya que ahora las becas son dignas de un Battle Royal. En fins, sin más, os dejo con una entrada que reciclo de mi blog (ya escribiré algo para Aperture en breves) en la que reseño una de las obras sobre el Planeta Rojo más alabadas.
Estoy hablando de Marte Rojo, de Kim Stanley Robinson, el primer libro de la que pasaría a ser conocida como saga Marte. En dicha saga se nos cuenta todo el proceso de colonización que se lleva a cabo en Marte desde la llegada de los que pasarán a ser conocidos como “los primeros cien” hasta que el planeta acaba tan transformado que Marte ya no es reconocible y es un lugar totalmente diferente.
Esta es la base de una obra que está considerada como una de las mejores de la ciencia ficción. Pero Marte Rojo no sé queda sólo en esto. La trama del libro va mucho más allá, para introducirnos en una situación en la que las intrigas políticas y personales, los desórdenes sociales, los avances científicos y, en definitiva, el cambio constante, hacen que sintamos que el mundo de Marte Rojo no está tan distante del nuestro, y que sólo es una versión extrema de él.

El libro está dividido en ocho partes en las que se nos irá contando la historia desde el punto de vista de uno de los primeros cien que ejercerá como protagonista en ese momento. Aunque siendo justos, habría que decir que ninguno de los personajes tiene ese papel, ya que el verdadero protagonista es el planeta Marte.
Narrativamente, el libro puede llegar a resultar un tanto complejo y requerirá que le prestemos toda nuestra atención. Los saltos adelante e incluso atrás en el tiempo harán que podamos llegar a perdernos un poco, pero de ser así será intencionado. Y es que, si hay algo que Robinson ha logrado con este libro, es que la narrativa trasmita al lector la sensación necesaria para cada escena.
Pero lo que mejor consigue trasmitir, sin lugar a dudas, es la sensación de realidad. Mientras estamos leyendo esta obra sentimos que lo que está pasando en la trama podría ocurrir en el mundo real. Todo está pensado al milímetro para transmitir realismo, incluso las descripciones científicas. Es increíble como habiendo sido escrito en el año 1993, cuando se sabía mucho menos de Marte de lo que se sabe ahora, el autor consigue describir lo que los colonos ven en el Planeta Rojo sin cometer errores. Es más, antes de escribir este artículo busqué si había algo en lo que pudiese haber cometido un error, y no encontré nada más allá de avances descritos que podrían ser posibles.
Marte Rojo es en definitiva un gran libro, que trasmitirá un realismo absoluto. No es, sin embargo, un libro del tipo “Codigo DaVinci” que exige muy poco esfuerzo por parte del lector. Exigirá que nos concentremos en lo que leemos, e incluso que de vez en cuando le echemos un vistazo a la Wikipedia para comprender algún término que se nos escapa. Pero el esfuerzo merecerá la pena, y nos veremos recompensados con una de las novelas más realistas que puede ser leída hoy en día. 

3 comentarios:

  1. Me encantan las obras de ciencia-ficción que se desarrollan en Marte. Sean libros, pelis o juegos. Por lo que dices casi parece un 1984 en Marte. Nada que ver ¿No? Aun así, muy interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues en realidad, sería una especie de 1984 vuelto realista. Lo cierto es que en la saga Marte se da la combinación de una utopía y una distopía a la vez. Por una lado está la posibilidad de crear la sociedad perfecta gracias a la colonización de Marte. Por otro el empeoramiento de los problemas de la sociedad actual por culpa de esta.

      Eliminar